sábado, 2 de febrero de 2013

Era Rajoy - Año 1 - Día 75

Supongo que en directo o en diferido has oído el corto discurso de nuestro Presidente, Mariano Rajoy. Ha sido una enconada defensa de su honorabilidad y la del partido, además de la primera ocasión en la cual le hemos podido ver los españoles cabreado (está por ver si el cabreo provenía de la situación que está viviendo o de lo poco que durmió la noche anterior puliendo el texto que leyó). Creerle o no creerle es una simple cuestión de fe y como buen ateo que soy sólo voy a basarme en los hechos que puedo contrastar empíricamente. De entrada hoy voy a hacer un pequeño experimento, mostrándote lo que piensa de su intervención el otro lado de la bancada.

Antes de entrar en materia, sólo quería mostrarte lo que ha dicho nuestro Presidente en el último año, para que puedas imaginarte lo que pienso de la credibilidad de su palabra (ya sé que soy algo injusto, al final la realidad le ha obligado a recular en todo lo que prometió, pero para algo sirven la hemerotecas):


Pero esto es solamente la visión de un progresista de salón como en más de una ocasión me han etiquetado, así que vamos con firmas más afines a la ideas de nuestro Presidente, por eso de ser completamente neutral. Para empezar un editorial del ABC firmado por Álvaro Marínez y que tiene como título "Rajoy aguanta el órdago":

"Muy seguro está de su probidad Mariano Rajoy a tenor del tono y la contundencia de su discurso ante el Comité Ejecutivo extraordinario de su partido, a vueltas y revueltas con el asunto de las presuntas cuentas de Bárcenas, que a estas alturas puede ser el tipo más impopular de aquí a Suiza pasando por Argentina. El presidente del Gobierno ha dicho «veo» al órdago que aparece estos días en papel prensa, con todos los españoles mirando la partida, y proclama su recto comportamiento y el del partido que dirige.

La seguridad con que se dirigió ayer a su conmilitones, que en realidad y vista la expectación era en realidad un mensaje a la nación, indica que el jefe del Ejecutivo acepta el duelo y que pretende seguir con la espada hasta el final. Ese «no me voy a encoger» es una declaración de intenciones y una apuesta de todo o nada. La publicación de sus declaraciones de la renta y del patrimonio es un primer paso eficaz para dar algo de tila al desasosiego y pasmo de los españoles. Pero aún debe perseverar más. La convulsión social y el estado del patio han de convertir la luz y los taquígrafos en elementos esenciales del día a día.

Ahora es de esperar que las auditorías confirmen que los asientos del libro de Bárcenas que han sido reconocidos por los preceptores figuren en la contabilidad oficial del PP. Porque pese a los órdagos, la partida continúa y tiene pinta de que será larga."

Como puedes comprobar, la frase que he resaltado en rojo es de lo más sabrosa. Lo gracioso del tema es que el editorial de Libertad Digital (este sin firma alguna) no es tan favorable como cabía esperar, ya que separa su figura de la del resto del partido (oración resaltada en rojo):

"La comparecencia de Mariano Rajoy ayer sábado para defenderse de las acusaciones de corrupción que pesan contra él y su partido, siguió el guion tradicional en estos casos consistente en negarlo todo y convertir a la organización en un búnker hasta que el escándalo amaine. Cabe reconocer a Rajoy la aguerrida defensa que hizo de su honorabilidad personal con un tono perceptiblemente sincero en el que, además, ofreció algunos razonamientos obvios sobre su situación económica, antes y después de entrar en la política, que diluyen notablemente las acusaciones que pesan sobre su persona. Ahora bien, lo que en su caso puede ser aceptado como descargo, no puede convertirse en el salvoconducto que anule las fundadas sospechas que siguen pesando sobre otros altos cargos del Partido Popular y la propia organización en su conjunto.

Es muy posible que, como afirmó ayer, Mariano Rajoy esté en política por otras motivaciones distintas del dinero y que no haya utilizado donaciones irregulares realizadas al partido para enriquecerse personalmente. Sin embargo, hay algunos hechos sobre los que no cabe ninguna duda, que cuestionan muy seriamente la rectitud de los mandatarios del partido del que Rajoy es Presidente. Por ejemplo, hay un señor que durante dos décadas dirigió las finanzas del partido del Señor Rajoy, al que se le han localizado 22 millones de euros en cuentas opacas que, además, ha regularizado con el fisco español para disponer libremente de un dinero cuya procedencia no ha podido aclarar. Hay también una contabilidad manuscrita con nombres y entregas de cuantiosas cantidades, algunos de cuyos apuntes han resultado ser ciertos según la declaración de los propios beneficiarios como ha sido el caso del Presidente del Senado. Si la entrega de dinero a García Escudero responde fielmente a lo que figura en la contabilidad hológrafa de Bárcenas, hay razones suficientes para creer en la veracidad del resto de apuntes que implican a prácticamente todos los dirigentes del PP en los últimos tiempos.

Por todas estas razones, Rajoy no puede tratar al Partido Popular como un bloque monolítico, fiando el futuro por igual de todos sus miembros sea cual sea su condición y la forma en que se hayan conducido en el terreno financiero. Hacer eso sería terriblemente injusto para los que han actuado con rectitud y que, por tanto, no tienen por qué verse implicados en un proceso mediático y judicial que puede convertirse en un auténtico calvario dada la proverbial lentitud de la justicia en nuestro país.

Pero es que además, el tratamiento unívoco que Rajoy pretende dar a esta crisis puede llevarse por delante a la organización en su conjunto, pues si se demuestra fehacientemente un comportamiento irregular, la acusación pesará entonces por extensión sobre todos los miembros del partido. No es inteligente fiar la suerte de una organización en la que hay decenas de miles de personas honradas, dedicadas a la política con nobleza y de forma desprendida, a lo que el futuro pueda deparar a los que se hayan podido aprovechar de su posición en propio beneficio. Rajoy así lo ha querido. No podrá quejarse si en el futuro las consecuencias de su decisión se lo llevan por delante también a él."

Y he dejado para el final una de la firmas que con más virulencia ha atacado a la izquierda española y de la cual no cabría un ápice de duda de su defensa enconada el nuevo gobierno. Te dejo con la tribuna titulada "Te creo, Mariano" que hoy ha firmado Salvador Sostres para el diario El Mundo y que cierra con una terrible amenaza (debe estar temblando nuestro Presidente):

"Ok, Mariano. Te creo. Aunque sólo sea porque de momento no tengo más remedio. Tú me dices que no sabes nada de sobres ni de dinero negro y que no te consta que en tu partido tales prácticas existieran. Después de haberte reunido con la cúpula de tu partido, negarlo todo ha sido tu única respuesta, de modo que tenemos que asumir que si no has cortado ninguna cabeza es porque defiendes también la integridad de tus compañeros.

Ya te lo he dicho: te creo. Bien. Ésta es la lealtad que te muestro y es la lealtad que de ti espero. Y esto te lo quiero decir igual de claramente. Si algún día o en algún momento aparece alguna evidencia de que me has mentido, por irrisoria que fuera la suma de dinero o aunque tú no te beneficiaras directamente de ella; si algún día se sabe o se demuestra que me has engañado y que conocías tales prácticas y las tolerabas en lugar de denunciarlas; si algún día me entero de que como gobernante no estás a la altura de mi lealtad ciudadana, entonces prepárate, porque la ira será infinita y no pararé hasta que sufras el más cruel de los escarnios, el desprecio más absoluto, y pisotearé tu honorabilidad como tú habrás pisoteado la mía si se descubre que en la rueda de prensa de este primer sábado de febrero te has reído de todos nosotros a la cara y nos has mentido con el mayor de los descaros.

La mala leche es infinita, Mariano. La mía particularmente, y también la de muchos otros de mis conciudadanos.

Todo se acaba sabiendo, y en el peor momento para el afectado. Ten cuidado, Mariano. Piensa bien en lo que has cobrado y lo que has tolerado, en lo que has encubierto aunque en tu fuero interno lo censuraras. Todo se acaba sabiendo, y del modo más desagradable.

Has dado la cara por ti y por los tuyos, y estoy de acuerdo en que lo que se tiene que demostrar es la culpabilidad y no la inocencia. Si algún día se demuestra que tú o tus colaboradores, cargos o ministros sí habíais manejado dinero negro y que por lo tanto nos habéis mentido, os perseguiremos hasta fundiros como de un relámpago.

Yo te creo y pongo en ti mi confianza. Pero estaré atento, vigilante. Y si me entero de que me has engañado, no se lo encargaré a nadie, lo haré yo con mis propias manos."

Por otro lado, también, a parte de leer lo que tenía que decir la mayoría de diarios de la derecha sobre la intervención de nuestro Presidente, me he sumergido en los comentarios que hacían los internautas afines a la causa. Estos sí que no se han cortado y he podido leer las teorías más peregrinas sobre lo que le está pasando al PP en las últimas horas: que ha vuelto el señor X, que detrás de todo se encuentra Esperanza Aguirre o que los papeles que publica El País son fotocopias retocadas por el propio Bárcenas para vengarse del partido. Aunque mi preferida es que todo es una conspiración judeo-masónica para que España siga en crisis perpetrada por una insospechada alianza entre los poderos fácticos europeos encabezados por Hollande (que se supone que pertenece a la masonería) y la banca internacional que supuestamente sigue controlada por intereses judíos.

En fin, me imagino que no volveré a hacer una entrada de la Era Rajoy hasta que algún ministro dimita o el sentir de la población pase de lo digital a lo presencial dado que ya sé como continúa la película. Mañana tendremos nueva entrega de los papeles de Bárcenas en El País incriminando aún más a la cúpula del partido a la cual se ha encadenado hoy Rajoy y el lunes el Presidente será acosado, fusilado y humillado por los periodistas en la rueda de prensa que compartirá con Merkel. Por lo tanto lo dejo por ahora, que seguramente te estoy aburriendo con el tema. "En principio quedan aún 1022 días de la Era Rajoy y si no te has enterado, lo más importante del día ha sido que la marmota Phil ha predicho que el invierno llega a su fin, en Norteamérica, que aquí parece que va para largo".

2 comentarios:

  1. Vamos a ver. El que Rajoy diga que nos va a enseñar los papeles del irpf, la declaracion de la renta o como coño se llame es irrelevante, ahi no va a aparecer dinero B, y es solo una frase que ha dicho para que el segmento de población trisomico que votó al PP no sospeche nada y diga "mirale que buen presidente es"

    no se si lo has mencionado, no me apetecia leerlo todo, pero me parece insultante una rueda de prensa sin preguntas... y ya que lo haya hecho en un monitor a lo holograma de palpatine, que ni se haya molestaod en estar presente es insultante. lo mismo hasta estaba el video pregrabado.

    A partir de ahora, utilizare su argumento para todo:

    "-Oiga, por que lleva un cadaver en el maletero -No, mire los papeles del coche, no pone que llevo un cadaver
    -Cierto, circule."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eshtosh rojerash no aprendeish...

      Eliminar

No dudes en comentar este artículo si te apetece. Sólo pedirte un pequeño favor: "no utilices abreviaturas que atenten contra nuestra lengua común".