martes, 8 de octubre de 2013

Y sí, se puede hacer una película peor

Mientras todavía me estoy recuperando del trauma de ver "Sharknado" (2013), razón por la cual aún no he escrito la crítica prometida, llega SyFy y da una nueva vuelta de tuerca al infame género de los tiburones asesinos.

Por si no recuerdas, "Sharknado" (2013), el insospechado éxito en Twitter de SyFy pues en audiencias no lo fue, trataba de un ataque de miles de tiburones propulsados por un huracán:



Pues aunque parezca imposible ya existe una película que le supera en argumento peregrino y en efectos especiales defectuosos. El argumento se puede resumir en:

"Vacaciones de primavera en las montañas, al parecer sinónimo de snowboard, cerveza y chicas en bikinis. En los días previos a la fiesta del Día de Esquí-bikini, acto que se celebra en un pequeño pueblo de montaña, un inconsciente provoca una avalancha que despierta un enorme y amenazante tiburón de las nieves prehistórico. Con un gusto recién descubierto por la carne humana el tiburón de las nieves disfruta comiendo chicas ligeras de ropa sin piedad. Ahora bien, como no podría ser de otra forma, dado que el pueblo se encuentra separado de la ayuda por el terreno montañoso y la nieve cegadora, no queda otra que el sheriff local tenga que hacer una alianza inverosímil con un variopinto grupo de snowboarders para acabar con el tiburón de las nieve antes de que las blancas colinas se tiñan de rojo con sangre humana."

Argumento inverosímil donde los haya hasta que lo ves traspuesto a imágenes y confirmas con IMDb que "Avalanche Sharks" (2013) es una película real. Pasen y disfruten de uno de los mayores despropósitos de la historia de la televisión:



En fin, "gracias a Dios que semejante film jamás osará a perturbar un proyector cinematográfico".

2 comentarios:

  1. Gran película que marcará otro hito en la TV guiri.

    ResponderEliminar
  2. ¿Bikinis y tiburones?
    Exitazo garantizado...

    Póngame tres...

    ResponderEliminar

No dudes en comentar este artículo si te apetece. Sólo pedirte un pequeño favor: "no utilices abreviaturas que atenten contra nuestra lengua común".