jueves, 26 de junio de 2014

La ciencia ficción en la realidad (46): vainas magnéticas

La verdad sea dicha ya conocía el proyecto del que hoy te voy a hablar desde hace tiempo pero no te había informado de él por considerarlo puro vaporware. De todas formas no las tengo todas conmigo por mucha tracción que esté adquiriendo en las últimas horas. Pero dado que estamos en verano, tiempo de noticias digamos más amables con el público (los políticos a gracias a Dios se van a ir pronto de vacaciones), vamos con esta surrealista propuesta.

Se trata del proyecto del mayor contratista militar israelí para llenar las grandes ciudades del mundo de pistas maglev elevadas (en cristiano, pistas de levitación magnética), con la idea de deslizar por ellas unas aerodinámicas vainas con capacidad para dos personas. Sí, suena a ciencia ficción de la buena, y como no podía ser de otra forma al menos han acertado con el nombre, el sugerente y obvio Skytran. La innumerables ventajas, que seguramente se te están escapando ahora mismo, las venden en este vídeo introductorio:



Bueno, parece que primero van a construir una pista de pruebas de entre 400 y 500 metros en el campus corporativo que tiene la empresa para probar el invento. Se estima que las cápsulas en ese caso alcancen una velocidad cercana a los 70 km/h. Y si el invento en cuestión funciona esperan hacer una prueba piloto en la propia Tel Aviv para vender la idea al resto del mundo, siendo su velocidad en ese caso unos alucinantes 240 km/h.

Aquí te dejo algunas representaciones de como sería el sistema:


Obviamente el referente cinematrográfico que voy a utilizar son esos silenciosos y ubicuos tranvías aéreos que dejaban pista libre a los incendiarios coches de bomberos de "Fahrenheit 451" (1966):



En fin, "el tiempo dirá si lo que acaba con los taxistas no es Uber si no este futurista medio de transporte procedente de Israel".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No dudes en comentar este artículo si te apetece. Sólo pedirte un pequeño favor: "no utilices abreviaturas que atenten contra nuestra lengua común".