viernes, 8 de julio de 2016

La ciencia ficción en la realidad (52): terminator antecessor

A veces me da miedo publicar estos artículos, ya que en ocasiones traigo a colación ciertos temas que pasan desapercibidos en los grandes medios de comunicación, y hay cosas que es mejor que sigan ignotas para el común de los mortales. Hace un par de días me enteré que una startup israelí, Supermeats, iba a abrir una campaña de crowdfunding para la investigación y producción de carne de pollo in vitro o de laboratorio.

Vamos, que está buscando eliminar de la ecuación cárnica el elemento que se suponía hasta el momento imprescindible: sacrificar un animal. Dejando aparte que puede ser simple vaporware en cuanto buscan producir su producto a menor precio que el real (supóngase que se refieren al precio de la pechuga de pollo, y no al del propio pollo), también huele bastante mal que entre su público objetivo se encuentren vegetarianos y veganos (lo que demuestra su desconocimiento de este mundillo, pero que se puede esperar de gente que mantiene dos vajillas diferenciadas si me permites utilizar un tópico) y que su anuncio promocional sea esta cutrez:



Y todo estos podía quedar aquí sino fuese porque bioingenieros de la Universidad de Harvard utilizando el mismo principio, hacer crecer células cardíacas de ratas in vitro, en conjunción con una impresora 3D han creado un manta-raya cyborg. Por su sencillez la receta utilizada da bastante miedo: esqueleto de oro sobre el cual se hacen crecer las células cardíacas modificadas para reaccionar a la luz y todo cubierto por una capa de silicona.

El resultado es esta manta-raya especialmente funcional y con una tasa de supervivencia celular del 80% a la seis semanas (las células se alimentan a partir de nutrientes que se encuentran en el mismo líquido donde nada el especímen):



La obvia referencia cinematográfica cuando estamos hablando de un cyborg es "Terminator" (1984), por lo que estaríamos ante el principio del film, con este terminator antecessor en investigación y Skynet pululando probablemente en algún centro de desarrollo oculto:



Aunque como está de moda últimamente por las vanas discusiones sobre si era buena idea contratar a Scarlett Johansson para interpretar a la Mayor Motoko Kusanagi en "Ghost in the Shell" (2017), me voy a quedar con los títulos de apertura del film original, "Ghost in the Shell" (1995), donde se ve su creación (la verdad es que no estaría nada mal que recreasen esta escena con Scarlett aunque les valiese un calificación para mayores de 18 años por mostrar sus pechos):



En fin, "como cabía esperar el fin del mundo empezó con una rata de por medio".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No dudes en comentar este artículo si te apetece. Sólo pedirte un pequeño favor: "no utilices abreviaturas que atenten contra nuestra lengua común".