jueves, 30 de mayo de 2013

Desapego

Eso es lo que siento en estos momentos por las festividades de mi ciudad de procedencia, Benavente. En años anteriores mostraba algo de interés por las circunstancias que rodeaban la celebración del Toro Enmaromado, ya fuese por teléfono o mediante los medios de comunicación, pero la verdad es que hoy no me he dado cuenta del tema hasta que me he dispuesto a escribir estas líneas. Lo cual es triste dado que he estado explicando a más de un compañero en que consiste esta fiesta durante esta semana.

Bueno, haciendo un pequeño esfuerzo me he enterado de que el toro elegido para la ocasión se llamaba Cortador (ya está muerto en estos momentos) y al parecer ha terminado el recorrido acortado al cual lo han sometido, haciendo honor a su nombre. Por cierto, tampoco ha habido ningún herido de gravedad.

Supongo que el año que viene, el duodécimo consecutivo que no asistiré, ya me habré olvidado completamente del evento. "Para que luego digan que el tiempo y la distancia no lo borran todo".

2 comentarios:

  1. Ha hecho un pelin de frío y ha pinteado a ratos. Mal día para sacar a pasear la mascota.

    ResponderEliminar

No dudes en comentar este artículo si te apetece. Sólo pedirte un pequeño favor: "no utilices abreviaturas que atenten contra nuestra lengua común".