martes, 30 de octubre de 2012

Paren las rotativas frikis

Acaba de pasar un hecho impensable hasta hace unas pocas horas que puede trastocar el equilibrio de Hollywood y del mundo friki en general. Disney acaba de comprar Lucasfilm, esa empresa fundada por George Lucas que nos hizo soñar con otros mundos durante los años 80 y responsable de gran parte de los efectos sonoros y especiales que acompañan a los grandes blockbusters de la actualidad.


Con este movimiento Disney, un estudio que hasta hace un par de décadas se dedicaba casi exclusivamente a la producción de películas de animación de corte tradicional, pasa a convertirse en la depositaria de la mayoría de las franquicias más rentables de la historia del cine: sus propias películas de animación, las películas de PIXAR, la saga de Piratas del Caribe, las películas de superhéroes de MARVEL, la saga de Star Wars y la saga de Indiana Jones. Nunca un estudio en la historia de Hollywood tuvo semejante cartera. Da simplemente miedo

La broma de conseguir este milagro han sido unos 3124 millones de euros, en dinero y acciones, una baratija teniendo en cuenta lo que esto supone, además de obtener la asesoría de George Lucas e innumerables patentes de carácter técnico.

La primera medida después de esta compra consistirá en la producción de una nueva trilogía de Star Wars, con el estreno de la séptima entrega (nunca pensé que fuese a escribir esto) en el todavía lejano 2015. Eso sólo por el momento, lo que pase con Indiana Jones está por ver.

En fin, sólo con recordar que además Disney es la propietaria del canal de televisión ABC mi imaginación empieza a volar. "Creo estamos a punto de ver un nuevo resurgir de la space opera, en cuanto los otros estudios empiecen a desempolvar los archivos para contraatacar semejante movimiento. Bien".

2 comentarios:

  1. He leido esto hara dos horas asi que ya he despotricado todo lo despotricable en tuiter.

    ResponderEliminar

No dudes en comentar este artículo si te apetece. Sólo pedirte un pequeño favor: "no utilices abreviaturas que atenten contra nuestra lengua común".