viernes, 30 de octubre de 2009

Primeras impresiones sobre The Good Wife

He visto mucha televisión al igual que todos vosotros. Cada tipo de espectador tiene preferencia por un tipo distinto de serie. A mi me gustan en especial los seriales policíacos, los de ciencia ficción (como puede desgranarse de la lectura de este blog) y los que discurren en los juzgados, ya sean comedias o dramas.

Durante los últimos 15 años he estado bien surtido de este último género gracias al productor y escritor David Edward Kelley (el marido de Michelle Pfeiffer) con sus tres series de ambientación judicial: Ally McBeal, El abogado y Boston Legal. Pero dada la cancelación de la última y que NBC decidió no comprar su nueva serie, Legally Mad, durante los upfronts de la primavera pasada, parecía que por primera vez en muchos años tendría que sufrir una sequía de juzgados.

Para mi sorpresa ha venido en mi rescate la pareja más inesperada que se me podía ocurrir, los hermanísimos Ridley Scott y Tony Scott, que se han unido con David Zucker (sí, el de "Aterriza como puedas" (1980)) y Charles McDougall (director de algunos capítulos de Sexo en Nueva York), para producir un drama judicial con Julianna Margulies como protagonista (la enfermera Carol Hathaway de Urgencias), The Good Wife.

Los creadores son los escritores Robert King y Michelle King (casi novatillos en esta lides). Estos han concebido un argumento de lo más rocambolesco, más parecido a lo que se podía esperar de un culebrón que a una serie dramática norteamericana: "Alicia Florrick es una madre y esposa que tiene que retornar a la abogacía después de 13 años. La razón de ello estriba en que su marido, el Fiscal Jefe del Condado de Cook, ha sido encarcelado por trapicheos financieros y utilizar el dinero obtenido en contratar prostitutas. El regreso de Alicia a los estrados como abogada defensora es gracias a que un viejo compañero de la facultad, Will Gardner, le ofrece trabajo en su bufete, pero con la condición de competir en igualdad de condiciones con otro joven asociado de la firma, Cary Agos, por un puesto permanente".

Bueno, si a esto le sumas las injerencias del nuevo Fiscal Jefe, de su suegra, de su jefa directa en el trabajo y los problemas de sus hijos adolescentes, esto da como resultado The Good Wife.

Con estos antecedentes podrías pensar qué como puedo dedicar mi tiempo a analizar una serie sobre la madre coraje, un argumento bastante manido tanto en televisión como en el cine. Pues, por extraño que resulte, funciona, y por cierto muy bien.

Las razones son muy diversas (¡Cuidado! Siempre hablando dentro del género televisivo judicial):

  • Se basa en parte en hechos reales. Tomó como referencia el escándalo del gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer (supongo que Juan Raigada nos dará completa información sobre el tema que estuvo en todas las televisiones del estado durante el año pasado). Aunque en algunos momentos también recuerda al caso del presidente Bill Clinton y su mujer Hillary.
  • La competición dentro del bufete es brutal, muy lejana de la que se puede ver en las series de David E. Kelly.
  • El uso constante de flashbacks del pasado común con su marido y antiguos amigos, que actúan como verdaderos elementos narrativos y no son solamente decorativos (el peso del éxito de Perdidos en la televisión norteamericana es cada vez más profundo).
  • Es la primera serie de abogados que veo en la cual estos cometen errores estúpidos todo el tiempo, los casos de cada episodio en vez de ir como la seda (viendo la resolución con mucha antelación) parecen malas pesadillas donde cualquier cosa puede pasar.
  • El argumento principal está más desarrollado que el episódico. De ahí que cada vez sea más largo el famoso previously. Además este argumento es un hilarante cóctel donde todo tiene cabida: problemas familiares, medios de información, corrupción política, juicios, conflictos laborales, etc.
  • Los créditos recuerdan a El ala oeste de la Casa Blanca.

En fin, sin ser una obra maestra, se está convirtiendo en una genial serie dramática, ya que en el fondo las series de ficción son eso, series de ficción (su grado de realidad es nulo por necesidad). Qué importa que una madre coraje se convierta en abogada defensora, si hemos ensalzado a un Sherlock Holmes metido a médico (House) o a un entomólogo que hace de investigador criminalístico (CSI: Las Vegas).

Para abrir boca para los que aún no han visto esta genial serie, os dejo el previo:



Por cierto, parece que el público norteamericano me da la razón, ya que lidera por el momento los martes a las 22 horas (es uno de los mejores estrenos de la televisión americana de esta temporada), habiendo conseguido también que la CBS haya contratado la temporada completa (pasa de los 13 iniciales a los 22 habituales):

1x01. Pilot. Tuvo 13.720.000 espectadores.
1x02. Stripped. Tuvo 13.170.000 espectadores.
1x03. Home. Tuvo 13.380.000 espectadores.
1x04. Fixed. Tuvo 12.760.000 espectadores.
1x05. Crash. Tuvo 12.890.000 espectadores.

Lo que le augura un futuro bastante prometedor.

He terminado. Antes de cerrar quiero repetir que esta crítica la hago dentro de un género muy específico, el de los dramas televisivos judiciales. "Ahora disponte a leer el fusilamiento que tiene preparado Juan Raigada en la sección de comentarios, aunque creo que merece la pena que le des una oportunidad a esta serie. La decisión está en tu mano".

11 comentarios:

  1. ajam, com otengo tiempo mientras ese invento de megavideo me deja segir viendo la peli del reino prohivido, are este comentario:

    que la tia sea guapa alluda a que la serie se mire?(respuesta clara SI)(respuesta de un necio / una dama mirando el blog NO)

    ResponderEliminar
  2. (ya era hora, te lo has currado)

    (increible, no me dejan poner el comentario entero, parece que son más de 4096 letras. Pena. A partirlo en dos)

    Ah no, pues no me disgusta la serie...

    Simplemente me interesaba saber lo que opinabas. Claro, que tengo cosas que decir (aviso a navegantes, este comentario va para largo).

    Y a modo de apunte, decir que estás equivocado y que hay más dramas legales en antena, específicamente, "Ley y Orden" y susodichos spinoffs (la mitad de "Ley" es drama judicial).

    Pero sobre la serie: Primero, de la inspiración de la serie en la realidad, poco puedo decir, ya que aunque el caso Spitzer tuvo bastante publicidad, sufro la bendición de no tener televisión.

    Lo que si que puedo decir es que el personaje de Cary Agos (el joven abogado con el que la protagonista compite) es brutalmente realista. Americano de universidad de Ivy League, joven, ambicioso e hijoputa. Los hay a puñados y hablan así, se mueven así, se visten así. Dan miedo.

    Sobre la serie... Pues como decía ahí arriba, no me disgusta. Tiene algún problemilla, y tal vez sea más crítico que tú en algunas cosas (deformación profesional y eso) pero en general, me la estoy tragando a gusto (y pagando euro y medio por capítulo).

    En mi opinión, las dos bazas principales son la interpretación y la realización. Acostumbrados como estamos a ver serie de cifi pasadillas, el nivel de calidad de ésto es abrumador. Lo de los actores no tiene nombre, ni lost, ni CSI, ni "Ley y Orden". Esto es interpretación de primera, que consigue levantar unos guiones que están bien escritos pero pecan de tipiquillos a veces (más sobre esto luego). Es curioso como, tan acostumbrados a interpretaciones espantosas, de repente ver algo así en televisión te levanta el ánimo (y te hace preguntarte en qué coño están pensando las demás series).

    La realización también impecable. Planos buenos, sencillos, elegantes, muy a la vieja escuela. Acabo de ver el último capítulo de "Flashforward", y aunque es una serie que me gusta más (thriller cifi, cosa de gustos) y está bastante conseguida, objetivamente está lejos de "The Good Wife" en calidad, muy lejos. Sobre todo en interpretación (al personaje principal me lo cargaba, y su mujer parece que tiene la piel despegada de la cara. En fin).

    Pero a mí lo que más me interesa es lo que han hecho con el guión. Tienes razón en que hay una diferencia brutal entre el argumento episódico y el serial, aunque no sé si estoy de acuerdo en que el episódico está menos desarrollado. Es peor, de acuerdo, pero aún así se le dedica más tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Me explico. Los dramas judiciales tienen un problema a la hora de crear una serie a su alrededor. Y ese problema son los juicios (lo cual, se ve, puede dar bastantes quebraderos de cabeza). A saber, como una serie necesita tanto de tramas episódicas (que empiecen y terminen en el mismo capítulo, para que así la audiencia se sienta satisfecha) y seriales (que se desarrollen a lo largo de diferentes capítulos, para "enganchar" a la audiencia de una semana a otra), los dramas legales presentan una facilidad a la hora de escribir lo episódico (te lees los periódicos y eliges un caso que mole) pero una dificultad a la hora de serializar, que hace que muchas veces se parezcan a culebrones (el abogado se lia con la jueza que, oh no! está secretamente enamorada del fiscal). Ya que al ser los juicios tan autoconclusivos, no se sigue de uno a otro y te da un poco igual qué capítulo ves o en qué orden.

    Aquí lo que han hecho (y es muy inteligente) es crear una trama serial con una fuerza increible (es humana y verídica, la gente de pelas y éxito aquí se mueve en otro mundo, y me creo que la mujer de un político sea una profesional de tres pares de cojones que lo dejo todo por él), creando una única intriga dramática sobre la protagonista (¿volverá con su marido o seguirá su carrera? tensión...). Las tramas judiciales a mí, personalmente, me la sudan, pero el conflicto de ella cada vez que habla con sus hijos o su marido me tiene atrapado.

    La única otra forma en la que puedo pensar un drama judicial funcionaría es si se trata de un macrojuico que dura toda una temporada (un juicio contra una corporación, con todo tipo de abusos y de intereses por detrás, con giros inesperados al final de cada capítulo, para crear "cliffhangers"). Pero eso sería algo para HBO y no para CBS.

    Ahora bien, pese a que la serie me está gustando, me temo que se va a atascar. Por varias razones.

    Primero, los otros personajes no tienen un desarrollo serial. La serie gira solo en torno a la protagonista, y esto es un problema, ya que se desaprovecha la oportunidad para explorar el tema principal en otros personajes y circunstancias (carrera profesional versus vida personal). Además, alguno es estereotípico (su jefe, tio guapo y majo, y la ayudante sexy, que creo podría ser lesbiana, aunque no recuerdo que hayan definido su sexualidad aún).

    La suegra y los niños molan, sin embargo.

    ResponderEliminar
  4. Segundo, las tramas judiciales son un poco sosas (sí, ya lo he dicho varias veces, pero es que no deja de ser verdad). Te las crees, como bien dices, porque son un caos, pero a la vez tampoco tienen mucho gancho. Ni se relacionan mucho con el tema de la serie (alguna lo hace -la stripper y la de los trenes- pero otras no tienen nada que ver), ni ofrecen conflictos morales interesantes (que es de lo que se nutrían otras series de abogados antes), así que parecen apaños para salir del paso y hacer otro capítulo.

    Tercero, mucho me temo que no van a llevar la serie por su vertiente más interesante: a saber, que Cary se haga con el puesto, Alicia sea despedida pero luego contratada por el nuevo fiscal (al fin y al cabo ha demostrado ser excelente en un juicio). Lo que saca de quicio al marido (está trabajando para su enemigo), pero ella acepta porque es un puestazo y lo que necesita para autoafirmarse tras la frustración de perder ante Cary (que yo creo está inspirado en el anticristo o algo así). Y así sube la apuesta dramática (aún se quieren pero ella no va a renunciar a su carrera y él no puede soportar que su enemigo le gane - y encima él sale de la cárcel pero no puede trabajar porque nadie confía en él, con lo que tiene que tragar con el trabajo de su mujer). Sería la hostia.

    Pero es CBS, y si hacen eso se cargan a la mitad de los secundarios, que ya no tendrían sentido en la oficina del fiscal. Y es todo demasiado complicado, y total, si voy a ganar lo mismo por guión escrito y a mi audiencia (que es bastante mainstream) le da todo igual mientras los juicios den el pego, ¿para qué comerme el tarro como guionista?. Pena, porque si hicieran eso podría convertirse en uno de los mejores estudios de personajes en televisión.

    Ya veremos que pasa, pero puedo soñar. Y hasta que manden la serie al garito (calculo que allá por el episodio 13 o 14), pues voy a seguir viéndola.

    Ala, ya está. ¿Alguien ha leído hasta el final?

    ResponderEliminar
  5. Lo siento, es que no me dejaba tampoco partirlo en dos...

    ResponderEliminar
  6. acojonante. sencillamente acojonante.
    hay enfermeras chuchicas en esa serie=?

    ResponderEliminar
  7. Hoy Chuchi está en Benavente, deprimido todavia por el cuatro cero del Madrid del otro día.

    Que cuando se alegre nos pone el Chat.

    ResponderEliminar
  8. Me he leído los siete comentarios.

    En fin, nadie puede negar la belleza de Julianna Margulies. Del mismo estilo era Lara Flynn Boyle, la fiscal más dura y sexy de El abogado.

    En cuanto a lo de "Ley y Orden" es un tipo de serie judicial que no termina de convencerme, parece que está a dos cosas como suscribe Juan indirectamente.

    Por otro lado, la primera temporada de El abogado es una especie de miniserie de 6 episodios donde se enfrentaban a un gran bufete por una demanda de tabaco.

    Por último, con respecto a lo del partido, me quedo con el comentario que hizo una alumna mía el miércoles: "eso no es verdad, es mentira. Todos os habéis confabulado para tomarme el pelo". Yo igual, esa derrota paso en el universo paralelo de Fringe.

    Voy a desconectar ahora mismo, ya que no hay abusar del WIFI del vecino, no sea que se dé cuenta y lo encripte como tenía que haberlo hecho al principio.

    ResponderEliminar
  9. Pues me entran gans de ver el abogado... pero he visto que son 168 capítulos y se me han quitado.

    Creo que mi límite está en los 100. Por encima de ahí, ya me tienen que convencer que es una obra maestra...

    ResponderEliminar
  10. ala chuchi robas wifis? que verguenza xD
    por cierto, yo hacia lo mismo hasta hace un año que los del departamento de mecanica del vasco cambiaron la contraseña...-.- diles que pongan la de antes porfaa

    ResponderEliminar

No dudes en comentar este artículo si te apetece. Sólo pedirte un pequeño favor: "no utilices abreviaturas que atenten contra nuestra lengua común".